Aceites esenciales, de moda pero no sin riesgo

Los aceites esenciales son compuestos químicos de origen natural, a veces incluso «orgánicos», pero no están exentos de riesgo. Son poderosos y debe utilizarse en cualquier caso. No deben utilizarse habitualmente… aunque se venden en las farmacias… porque pueden ser irritantes, sensibilizantes e incluso tóxicos.

Volver a lo básico: ¿qué es un aceite esencial?

Los aceites esenciales son metabolitos secundarios.

En las plantas podemos distinguir:

  1. Metabolitos primarios: esenciales para el desarrollo y crecimiento de las plantas.
  1. Metabolitos secundarios: indirectamente esenciales para la supervivencia de las plantas.

Los metabolitos secundarios confieren a las plantas ventajas que les permiten defenderse (propiedades repelentes contra las plagas), asegurar su reproducción (propiedades atractivas)… En general, los metabolitos secundarios permiten interacciones entre plantas (alelopatía ).

Los metabolitos secundarios son de 3 tipos principales: polifenoles; alcaloides y terpenos. Estos últimos dan por extracción, aceites esenciales también llamados esencias vegetales.

Los metabolitos secundarios están lejos de ser conocidos y sus propiedades claramente identificadas.

Los aceites esenciales están compuestos de terpenos

Los aceites esenciales pueden ser terpenos (hidrocarburos) o uno de los muchos derivados (alcoholes, aldehídos, cetonas, ácidos), de estructura relacionada, y que se consideran como compuestos terpénicos.

Son moléculas químicas lipófilas (o hidrófobas), miscibles en aceites vegetales (por ejemplo aceite de oliva, aceite de girasol…) y disolventes (ej: alcohol…) pero que no se mezclan con agua. El poder de los aceites esenciales procede de esta propiedad lipófila.

Estas moléculas químicas son muy volátiles. Se agrupan bajo el nombre de VOC (compuestos químicos volátiles), que se habla mucho en lo que respecta al aire interior.

Modos de acción

Las moléculas lipófilas tendrán la capacidad de pasar por la piel (la epidermis) y entrar en el cuerpo. Esto se llama difusión pasiva. Al cruzar la dermis, los aceites esenciales podrán sofocar las células (efectos de calentamiento), acelerar el flujo sanguíneo (irritación), alterar el equilibrio osmótico (efectos diuréticos), modificar la fluidez de la membrana, etc.

También te puede interesar  Vitaminas, entre déficit y exceso

Sus modos de acción son generales y no dirigidos, lo que les convierte en potentes biocidas. Así, actualmente se están estudiando aceites esenciales para combatir las enfermedades nosocomiales en los hospitales, donde existe mucha resistencia a los antibióticos.

Vías de exposición

La vía de exposición depende del uso del aceite esencial: como loción corporal (exposición a través de la piel), como aerosol (exposición a través de las vías respiratorias) o por ingesta oral (exposición por ingestión) .

Pero de cara a los usos más habituales, la primera vía de exposición es la piel (difusión pasiva), el paso será aún más facilitado si la piel presenta lesiones; seguimiento de las exposiciones por inhalación e ingestión.

Diversa toxicidad de los aceites esenciales

Los aceites esenciales son muy numerosos y tienen propiedades muy distintas entre sí. Es imprescindible leer las precauciones de uso y buscar asesoramiento profesional cuando se quiera introducir en aromaterapia. Porque además de los efectos beneficiosos de los aceites esenciales promocionados en las tiendas o en las revistas, hay que tener en cuenta que son muy potentes y que pueden ser:

  • Sensibilizantes: aceite de melaleuca (árbol del té), hinojo, bergamota y aceites esenciales de cítricos…
  • Fotosensibilizantes (provocan la aparición de manchas marrones cuando se exponen al sol): esencias cítricas…
  • Irritante: esencia de trementina, limoneno…
  • Hepatotóxico (tóxico para el hígado): pennyroyal…
  • Neurotóxicos (tóxicos para el sistema nervioso): aceite de alcanfor, mentol, tuyona (presente en el absento), limoneno
  • Abortivos: menta; salvia oficial…

¡Aviso! las propiedades de un aceite esencial difieren según la subespecie de la planta. Ejemplo con salvia:

– Se debe evitar la salvia oficial durante el embarazo (abortada y neurotóxica)

– La salvia está autorizada a partir de 4th mas de embarazo

Por último, la planta aromática y su aceite esencial también son totalmente diferentes, utilizar hojas de salvia como aroma en un plato no supone ningún peligro.

Beneficios de los aceites esenciales

Los aceites esenciales también tienen propiedades salvavidas que pueden sustituirse por medicamentos. Forman parte del proceso de aromaterapia. El más conocido es probablemente el aceite de eucalipto, con sus propiedades expectorantes, limpiando así las vías respiratorias cuando están congestionadas.

También te puede interesar  ¿Es necesariamente mejor el orgánico que el convencional?

Y en la vivienda: ¿aceite esencial y calidad del aire interior?

Los aceites esenciales se venden para purificar el aire interior. La primera pregunta que podemos hacernos es » ¿hay que purificar mi interior? En el sentido de desinfectar. Absolutamente no!

Entonces los aceites esenciales son compuestos químicos muy volátiles, son VOC (compuestos orgánicos volátiles) y contribuyen a la contaminación química del hogar, sobre todo porque reaccionan con otras moléculas formando productos secundarios que en ocasiones son más nocivos como el formaldehído. [1;2].

Además, el UFC Que Choisir había titulado el spray Puressentiel «El mal llamado. El spray desinfectante Puressentiel afirma que purifica el aire, pero lo carga con contaminantes. «

puro esencial

En conclusión, no utilice nunca el aceite esencial de forma rutinaria. Primero hágase la pregunta «¿por qué quiero utilizarlos?» y siga siempre las precauciones habituales leyendo las recomendaciones en la parte posterior del paquete.

[1] Chiappini L, Rossignol S, Río C, Ustache A, Fable S, Nicolle J y Nicolas M. Formación de aerosoles orgánicos secundarios en el aire interior: el papel de los productos domésticos. Contaminación atmosférica, 2012, n° 213-214: 99-106

[2] Marlet C y Lognay G, Monoterpens: fuentes e implicaciones para la IAQ, Biotechnol Agron Soc Environ, 2011, 15: 61-622

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.